La humanidad

 

  • el ser humano no es producto de una evolución, sino que fue hecho por Dios en un acto directo de creación;

  • le fue dada un alma inmortal, dotada de perfecta santidad y creada para vivir eternamente;

  • al no permanecer en obediencia a la voluntad divina, rompió la comunión íntima con Dios y quedó totalmente inclinado al mal y sujeto a la muerte;

  • en su estado natural, no puede, por cualquier poder o fuerza de su parte, restablecer las relaciones con Dios.

Referencias: Génesis 2:7; 1:27; Génesis 3; Salmo 14:3; Romanos 5:12; Isaías 64:6; Salmo 143:2; 1 Corintios 2:14.

Please reload