La conversión

  • la conversión no es un mero cambio de conducta, sino un cambio de corazón, un renacer espiritual en el hombre: de la incredulidad, a la fe, de la religión de las obras, a la de la gracia;

  • la conversión es realizada únicamente por el Espíritu Santo, mediante la Palabra;

  • la persona convertida está arrepentida de sus pecados, cree en Jesucristo como su Salvador y le sirve como al Señor de su vida. 
    Referencias: Joel 2:13; Ezequiel 1 1: 19; Jeremías 31:18; Juan 1: 12,13; Romanos 10: 17; 1 Juan 5: 1.

Please reload