Hay distintas clases de temores, pero este del que habla Jesús es el de la desconfianza. No confiar como sinónimo de temor.

Cristo nos da el antidito contra este mal que puede atormentarnos: Cree solamente. Confía simplemente.

NO TEMAS, CREE SOLAMENTE